MAL DORMIR Y MAL VIVIR COMIENZAN CON EL PARIR

Que no nos engañen, el instinto maternal no existe. Sólo la educación y el “bombardeo” cultural que nos dice que toda mujer para realizarse debe ser madre. Yo nunca creí eso, ni cuando no era madre y ahora que lo  soy lo confirmo. Sí existen las ganas que una tenga o no tenga de ser madre pero no el instinto. Algunos dicen que “haberlo, hailo como las meigas”, y yo pensé que tenía algo pero creo que lo perdí en el paritorio.

Cuando estás embarazada, tienes ardores, naúseas, sueño, y mal cuerpo. No me refiero a la estética no (en mi caso, me vi guapa embarazada)  sino a los pies que se hinchan, la barriga que no te deja vivir, no sabes cómo ponerte porque tienes que colocar tus órganos o buscarlos, no sabes si irte a vivir al baño o comprar una sonda, no cabes en ningún sitio, te duele hasta el trasero y el pensamiento.

Cuando ya nacen puedes tener suerte y que el niño duerma o que el niño tenga complejo de vampiro como el mío y  desearás que te torturen y te maten antes de aguantar una noche más. Además vives entre termómetros, apiretal, el temor de que se caiga, que deje de respirar, intentos del niño de hacer puenting o “cuning”, vómitos por doquier, etc etc. En definitiva, mal dormir y mal vivir.

El sueño, ese divino tesoro (como aquello de la juventud divino tesoro), que hay niños que te quitarán. Tras unas cuantas noches malas, pasas a transformación modo zombi, con andar torpe, cero raciocinio, ojos perdidos, instintos asesinos etc. El niño llora y tú también porque no sabes si tirarte por la ventana o tirarlo a él (que queda peor). Luego aparece la “tocapelotas” de turno diciendo que no sabes dormir al niño. En ese momento te imaginas cual Uma Thurman en Kill Bill y te emocionas con la idea de cortar cabezas con la katana de la protagonista y su súper chándal amarillo. Pero claro, queda feo, muy feo y de mal educada, así que la maldices deseando un hijo que le haga sufrir igual y en ese momento, te conviertes en mala, malísima de cuento.

Por extensión del mal dormir, tenemos el mal vivir. Mi mal vivir empezó en el paritorio, donde dejé la mitad (o más) de mis neuronas, mis ganas de fiesta, de mujer “me como el mundo “(y el submundo), ganas de sexo y de todas aquellas cosas que le producen a una bienestar sin que incluya padre y niño.

Pues eso, seguimos en el mal vivir pero a mi Adrián no lo cambio por nada ¿o sí? 🙂

Anuncios