CUANDO PARECES UNA ASESINA EN SERIE….

De tod@s es sabido, los problemas de mi principito-gremlim con el sueño y las consecuencias que esto trae para los padres. El niño tiene ya dos años y un mes y tengo que reconocer que duerme un poco mejor. Aún así, se despierta cada hora y media más o menos y da muchasssssss vueltas en la cama. Tuve la brillante idea de meter al niño con nosotros en la cama cuando tenía 8 o 9 meses. Tuve que escuchar y aguantar muchas charlitas, pero tenía dos opciones:  o mataba al niño o lo metía en la cama y, claro, la primera opción quedaba mal. 

Así que metí al niño en la cama. Este monstruo ha ido creciendo y nuestros problemas también. Que sí que es muy bonito verlo dormir, abrazarlo, sentirlo y todo lo demás, pero a más de una se lo daba yo unas cuantas noches que iba a tener cara de loca recién salida de psiquiátrico sin solución. PUes bien, después de noches y noches, de ese niño dando vueltas hincándote la pierna en la boca, en el costado, tatuándote con su mano tu cara, y con el marido roncando pero diciendo que eres la loca del bloque porque mis voces llegan al teatro de la Axerquía…..decidí ir a la farmacia para buscar una solución.

Tengo asumido que soy muy  mala madre, porque de las madres “buenas y remilgadas” se espera total sumisión, pues no, soy personaaaaaaaaaa que tiene necesidades (eso será otro post). Pues lo que iba diciendo, primero probé con un tal “osito dormilón” que se dormirá el oso, porque mi hijo… y me fui a la farmacia de enfrente de mi trabajo. CUando pregunté por un tal variagil y más cosas terminadas con -il, me miró la señora como si fuera una asesina en serie y me hizo sentir mala madres, así que salí sin nada. Como parezco un zombi, me duermo en el autobús y estoy hasta los ….. pues me trago mis remordimientos y mi sentimiento de culpa y voy esta semana a otra farmacia para solucionar esto. He dicho.

 

Imagen ilustración de Maitena