REGALOS PARA BEBÉS

Dos amigas han tenido recientemente a sus pequeños. Soy partidaria de los regalos prácticos, las tarjetas con dinero de algunas marcas, preguntar directamente a los padres qué necesitan…Sin embargo, también es bonito regalar y que te regalen cositas originales y sin son prácticas mejor aún.

Os dejo una página de regalos útiles que son originales y bonitos al mismo tiempo ¿por qué… quién se negaría a que le regalasen pañales?

http://www.babyregalos.com/

Imagen de Carrito de pañales niña carrito de pañales para niña

Imagen de Tarta de pañales del REAL MADRID tarta de pañales para niño

Anuncios

LIBROS BELLOS

Buscando en la red información sobre libros infantiles, he encontrado una página muy interesante: http://www.proyectokolima.com/

Los cuentos infantiles de Kolima quieren preservar y potenciar la capacidad innata que tienen los niños de amar y comprender la naturaleza, para conseguir que nuestros hijos se conviertan en adultos con principios y valores firmes. 

Kolima para jóvenes edita libros emocionales que promueven valores y principios que ayuden a su desarrollo personal.

Kolima Management (KM) promueve libros para desarrollar líderes empresariales más creativos y con más valores.

Kolima Naturaleza pretende volver a reconectarnos con la naturaleza y con algunos de nuestros valores más esenciales como la libertad, la aventura y la autenticidad.

Kolima es un proyecto impulsado por Marta Prieto Asirón.

*Información obtenida de la página textualmente.

TOXOPLASMOSIS Y EMBARAZO

Tengo dos gatos y durante todo el embarazo tuve que estar escuchando frases como: “no toques a los gatos”,” no cambies a los gatos”, “deberías echarlos”, etc, etc. 9 meses escuchando lo mismo!!!!!!agrr qué coñazo!!!!le hice análisis a los gatos, evite cambiarles la arena, pero yo los sobaba a todos horas y qué pasó?? pues nada, no he tenido toxoplasmosis. Las personas que queremos a los animales y, en el caso de los embarazos, que tenemos gatos no debemos dejarnos convencer de abandonar a nuestros mininos.

Por supuesto que ha habido mujeres con toxoplasmosis en los embarazos, pero no todas son por contagio de los gatos.

Una de las mejores cosas que le podemos regalar a nuestros hijos es el amor a los animales, el respeto hacia ellos y la responsabilidad de cuidarlos.

 

 

Cuentos para nuestros niños:Cuentos del Mundo: “La luciérnaga que no quería volar”

Éste cuento viene desde Tailandia y habla de una pequeña luciérnaga que no quiere salir a volar con el resto. ¿Por qué? Pues cuando lo descubráis puede que entendáis a la pequeña luciérnaga porque seguro que os ha pasado algo similar alguna vez.

La lucíernaga que no quería volar Cuentos del Mundo: la luciérnaga que no quería volar

En un bosque de la exótica Tailandia vivía una numerosa familia de luciérnagas. Su casa era el tronco de un enorme árbol lampati, el más viejo de todo el país. Por la noche las luciérnagas salían del árbol para iluminar la noche con su tenue luz, parecían pequeñas estrellas danzantes. Jugaban entre ellas y creaban figuras en el aire, los pocos que podían ver ése espectáculo por algún casual quedaban anonadados ante tal despliegue de belleza y luces.

Pero no todas las luciérnagas estaban contentas, una de ellas, la más pequeña, se negaba a salir del lampati para volar. Se quería quedar en casa día tras día y pese a que toda su familia la intentaba convencer, ella no quería le dijesen lo que dijesen.

Toda su familia se la miraba preocupada, sobre todo sus padres:

– ¿Por qué nuestra hija no vuela con nosotros? Me gustaría que volara con nosotros y no se quedara en casa – decía su madre.

– Tranquila, verás como dentro de poco se le pasa y volará con nosotros – la calmaba su padre.

Pero pasaron  los días y la pequeña luciérnaga seguía sin querer salir del árbol lampati.

Una noche, con todas las luciérnagas poblando el cielo nocturno del bosque, su abuela se quedó en el árbol para hablar  con ella. Con su delicada voz le dijo a su nieta:

– ¿Qué te pasa, mi niña? Nos tienes preocupados a todos, ¿Por qué no sales con nosotros por la noche a divertirte volando?

– No me gusta volar – respondió tajante la pequeña

– Somos luciérnagas, es lo que hacemos mejor. ¿No quieres volar mostrando tu luz e iluminando la noche? – le insistió la abuela.

– La verdad es que… Lo que me pasa es que… – comenzó a explicar la pequeña – Tengo vergüenza. No tiene sentido que ilumine nada si la luna ya lo hace. No me podré comparar nunca ella, soy una chispa diminuta a su lado.

Su abuela la miraba con ojos enternecidos escuchándola atentamente, cuando su nieta hubo acabado la consoló con una sonrisa que la tranquilizó:

– Niña mía, si salieras con nosotros verías algo que te sorprendería. Hay cosas de la luna que aún no sabes…

– ¿Qué es lo que no sé de la luna que todos sabéis? – preguntó la luciérnaga pequeña con curiosidad.

– Pues que la luna no siempre brilla de la misma forma. Depende de la noche brilla entera o la mitad. Incluso hay días que sólo brilla una pequeña parte o se esconde y nos deja todo el trabajo a nosotras las luciérnagas.

– ¿De veras? ¿Hay días que no sale? – preguntó la pequeña con la boca abierta por la sorpresa.

– Te lo prometo querida nieta – le siguió explicando -.  La luna cambia constantemente. Hay veces que crece y otras que se hace pequeña. Hay noches en que es enorme, de color rojo, y otros días en que se hace invisible y desaparece entre las sombras o detrás de las nubes. En cambio tú, pequeña luciérnaga, siempre brillarás con la misma fuerza y siempre lo harás con tu propia luz.

Y ésa misma noche, la pequeña luciérnaga salió convencida del lampati con toda su familia a iluminar la noche mientras miraba la luna con una sonrisa de oreja a oreja.

Fuente: La Casa Asia